Carta a mis células

Carta a mis Queridas Células

Honrando y agradeciendo el Cuerpo Celular

Esta meditación esta propuesta y creada con mucho amor para agradecer la excelente labor y cuidados que han realizado nuestras células, a partir del momento de nuestra concepción hasta hoy.

Es inminente cuando iniciamos un despertar en la consciencia, nos hagamos responsables de nuestros actos y cuidemos mas nuestro cuerpo físico, nos alimentemos mejor, nos cuidemos de los excesos y también tengamos cuidado para no ingerir medicamentos de alto impacto en nosotros.

Sin embargo nuestro cuerpo físico es un territorio, donde esta escrita nuestra historia, y lo más importante que si enferma o si presentamos malestares, lo que sucede es que hay emociones acumuladas que no permiten el libre fluir de nuestra energía vital y con ello el debilitamiento de nuestra salud y bienestar.

El Alma habla a través del cuerpo y el tejido del cuerpo se vuelve Alma.

Comparto esta meditación con mucho amor, como resultado de un proceso profundo de sanación sobre mi cuerpo. Una prueba que supero mis limites para poder sanarme sin la intervención de la medicina tradicional del sistema y en condiciones extremas.

Los medicamentos frenan el proceso natural de sanación total del cuerpo, anesteciando las emociones e impidiéndonos sanar la raíz del conflicto.

Nuestro precioso cuerpo es una maquina de altísima tecnología, dotado de los mejores medicinas para obtener su sanación. Y la Madre Tierra a través de la naturaleza nos ofrecen un apoyo realmente poderoso cuando de nuestras células se trata.

En el camino de fortalecimiento espiritual, todos estamos en interesados en sanar y ser libres, pero cuando nuestro cuerpo físico se ve afectado profundamente y tenemos mucho dolor, nuestra reacción inmediata es volver a utilizar el veneno de la medicina mas conocida como alopatica.

No nos damos este espacio sagrado de sanación, para ver nuestros miedos y bloqueos, y aprovechar «estos malestares o enfermedades» para liberarlos.

«Un sabio me dijo un dia, la gente muere mas por miedo que por la propia enfermedad».

Tengamos cuidado de no ser tóxicos con quienes atraviesan procesos de sanación físicos, infundiendo miedo o paranoias nuestras, pues es cuando mas necesitan la confianza para creer en si mismos y en la auto-sanación.

Con mucho amor, Samahia